Dos pensamientos, de José Palma

I
En esta noche sombría
¡oh patria de mis amores!
yo lloro con tus dolores
y sufro con tu agonía.
Podrá la borrasca impía
en sus ondas sepultarte
pero yo nunca olvidarte
porque mis delirios son
tenerte en mi corazón
y vivir para adorarte

II
Hoy brotan mustias del cielo
nuestras dulces alboradas
porque están ensangrentadas
las pampas de nuestro suelo.
Cuando en su versátil vuelo
el aura llega al ramaje
en su trémulo cordaje
suspira insólitas penas
y ¡ay! que es ruido de cadenas
ese ruido de follaje

1900