A España, de Adelina Gurrea

Las páginas de la historia
de ti, madre, siempre hablaron
y los poetas lanzaron
al mundo un canto de gloria
estrofas que a tu memoria
dedicó el fiero talento
en un sublime momento
en que llora el corazón
y viene la inspiración
a crear un monumento

Del esplendor del pasado
del valor de tus guerreros
celo de tus misioneros
o la industria de tu arado
habló el pensamiento alado
habló América, habló Flandes
hablaron también los Andes
y la luz esplendorosa
que emana, crece y rebosa
del cerebro de tus Grandes.…

¡Todo canta tus grandezas!
Mas de tus penas divinas
de tu corona de espinas
solo puede hablarte, España
la de los bosques de caña
mi patria, mi Filipinas

Una soledad nos baña
añorando tu regazo
tráenos el calor y el lazo
de la niñez arropada.
¡Lazo que no obliga nada
será nuestro eterno abrazo!

1918