A la patria, de Francisco Villanueva

Hermosa patria mía, amor de mis amores
¿sabes por qué mi acento hoy se dirije a ti
y por qué el más indigno entre tus trovadores
gozoso te contempla con loco frenesí?

Es porque se anonada la ardiente fantasía
ante el recuerdo santo del poema de tu ayer
es porque sueño verte alta la frente un día
señora del Oriente, reuniendo por doquier

Entonces tu alma enseña envolverá tu suelo
tus plácidos hogares con ella se ornarán
de oro, de azul y grana se teñirá tu cielo
y oro y azul y grana tus campos mostrarán

Tus ínclitos donceles, tus vírgenes amadas
celebrarán ansiosos tu página inmortal
y temblarán tus montes, rosales, y cascadas
a los melifluos sones de tu himno nacional

Desde su trono el mundo levantará su frente
para entonar un himno, un himno en tu loor!
Gloria para la patria ya libre e independiente
que luce a cuatro vientos la enseña tricolor!

Un amor acendrado ¡oh patria! por ti siento
tuyos son mis laureles, es tuya mi ilusión
¡Libre desea verte el claro entendimiento!
¡Libre desea verte el noble corazón!

1913